Las verdaderas Armas de Destrucción masiva era tecnología Ovni


979ad93f84f9a0ff81b966a469f2d6c5 Las verdaderas Armas de Destrucción masiva era tecnología Ovni misterios, enigmas y ovni En un nuevo alarde de investigación rigurosa y científica, hasta nuestro poder han llegado documentos irrefutables que demuestran, una vez más, que el gobierno de EE.UU. nos miente y se guarda la información que más le conviene. Todos recordamos el impresionante despliegue militar que se llevó a cabo en la oficialmente llamada “Tormenta del Desierto”, en un intento de dar un escarmiento a Sadam Husein por invadir las tierras de Kuwait, pero como siempre esto es lo que la opinión pública nos ha intentado hacer creer, pero menos mal que existe aún gente que lucha por esclarecer la verdad, aunque ello les conlleve el adjetivo de locos y ponga en peligro su propia vida.Y uno de estos luchadores infatigables es el Sgto. John K. B. Zha, ex piloto de las fuerzas aéreas estadounidenses, ex miembro de la CIA y actualmente miembro de la E.P.E.E.V.O. (Ex-pilotos y ex-espias por la verdad oculta), organización creada en 1956 por el propio padre de John K.B. Zha, el teniente Jerry Spidy, y que busca el esclarecimiento de todas aquellas verdades que los gobiernos intentan ocultarnos, con sede en Arkan Asylum St., 123, New Jersey.
Pues bien, el Sgto. John K. B. Zha, en su libro, de próxima aparición en nuestro país gracias a la editorial Historias Truculentas S.A., titulado “The New Rules of U.S.A.”, nos desvela el auténtico propósito del ataque estadounidense sobre Bagdad y los posteriores y recientes bombardeos y el empeño sistemático del gobierno de EE.UU por investigar los palacios privados y públicos de Sadam.
Según John K. B. Zha, en Diciembre de 1990 un objeto volante fue detectado cruzando a gran velocidad el espacio aéreo Iraquí y fue perdido su rastro al entrar el Kuwait. Sobre tal suceso existen toda una serie de fotografías tomadas por un pastor iraquí, videoaficcionado como hobby y publicadas todas ellas en el libro de John K. B. Zha, el cual, amablemente, nos ha permitido en exclusiva reproducir una de ellas en nuestra página.Algunos meses más tarde, Sadam ordenaba la invasión del país vecino, pero tras este repentino ataque de locura del dictador iraquí se escondía un asunto mucho más trascendente. En realidad lo que los detectores habían detectado era un O.V.N.I. extraterrestre que terminó por estrellarse en territorio kuwaití.El ejército de Sadam pronto se hizo con los restos de la aeronave extraterrestre, pero los EE.UU también andaban tras dichos restos, por lo que, en cuanto sus espías en Bagdad informaron de los planes y consecuencias de las acciones de Sadam, se puso en marcha todo el potencial armamentístico estadounidense para impedir que tales restos fuesen llevados hasta tierras iraquies.Esta operación, que oficialmente se llamó Tormenta del Desierto, recibió el nombre secreto de Cocoliso en el Desierto, debido a la escasez de pelo del responsable del equipo responsable de infiltrarse en las líneas enemigas y recuperar los restos, el Coronel S. Tupid Billarball. John K. B. Zha formaba parte de aquel equipo de élite, a los que se hizo jurar que jamás y bajo ninguna presión revelarían la misión que iban a llevar a cabo.Sin embargo, según cuenta el propio John K. B. Zha, tal misión fue en parte un gran fracaso, pues no lograron su propósito, además de perder la vida humana de casi la mitad de los miembros del grupo, aunque si lograron descubrir que los restos ya estaban en Bagdad y que científicos mercenarios de varios paises estaban llevando a cabo investigaciones sobre los restos extraterrestres con el propósito de fabricar un nuevo y revolucionario armamento que, de lograrlo, daría a Sadam el poder necesario para luchar e incluso derrotar a los EE.UU.Es más, según cuenta John K. B. Zha en el libro, parte de esa tecnología ya fue utilizada en la propia guerra del golfo, en forma de hologramas tridimensionales que reproducían tanques y baterías antiaéreas iraquís y que sirvieron para despistar a los aviones estadounidenses pues emitían señales que engañaban a los radares, aunque más tarde, según los medios informativos, fueron reproducciones en cartón piedra lo que despistó a los pilotos americanos, algo completamente ilógico por otra parte.Tras este primer fracaso americano, lo miembros vivos del equipo de élite fueron todos relevados de sus cargos y enviados cada uno de ellos a una punta del planeta, muriendo más tarde todos ellos, excepto el propio John K. B. Zha, en extrañas circunstancias. ¿Casualidad? ¿O una muestra más del ímpetu del gobierno americano por no dejar testigos?. Por suerte, el Sgto Zha, logró esconderse de quienes querían su muerte e incluso hoy en día permanece oculto en algún lugar de centroeuropa, desde donde ha escrito el libro al que hacemos referencia.Pero la historia no termina en 1991 con la retirada de las fuerzas aliadas, aparentemente victoriosas, sino que investigaciones y confesiones posteriores pusieron a John sobre la pista de que el asunto no se había quedado ahí, sino que los espías norteamericanos, infiltrados entre los representantes de la O.N.U. (tal y como h…Fuente:
Primer_Contacto_Alien – Las verdaderas Armas de Destrucción masiva era tecnología Ovni

MÁS CONSPIRACIONES Y AVISTAMIENTOS: