La confesión del cabo Valdéz


En 1977 el cabo Valdés protagonizó uno de los casos más sonados y extraños de la historia de la ufología. Hoy, tras abandonar el Ejército chileno y unirse a la iglesia evangélica,Valdés cuenta una versión que ha ocultado durante tres décadas.
“NO FUI ABDUCIDO”

El Cabo Valdéz confiesa 30 años después…
Fuente: revista española MAS ALLA

a27e1a6008d36bf3138127330cea0d54 La confesión del cabo Valdéz misterios, enigmas y ovni

La madrugada del 25 de abril de 1977 el cabo segundo del Ejército de Chile Armando Valdré Garrido y un grupo de soldados del regimiento I lua-machuco cumplían servicio en unas caballerizas ubicadas en Pampa Lluscuma, un sector de la precordillera andina situado a cinco kilómetros de Putre, en la XV Región de Chile. Siete soldados y Valdés luchaban contra el sueño a cinco grados bajo cero. Bebían café alrededor de una fogata y se entretenían intentando adivinar el titulo de las canciones que Valdés cantaba. Junto a él estaban Julio Rojas, Germán Riquelme, Iván Robles, Humberto Rojas y Raúl Salinas v; a unos diez metros, Juan Reyes y Pedro Rosales, que montaban guardia frente al acceso a las caballeri zas. La noche era negra, sin luna. Pasada la medianoche Rosales observó una extraña luz en el cielo que se dirigía hacia ellos. Valdés pensó que se trataba de un meteorito. Sin embargo, después divisaron un segundo objeto ovoide y violáceo a unos 500 m. A pesar del silencio reinante, los caballos -más de 300- se desbocaron y el pánico se apoderó de los soldados.
“¡Vete! ¡En nombre de Dios te b ordeno!”, gritó Valdés. Como la luz no se iba, mandó apagar la fogata. Media hora después, el cabo Valdés hizo algo totalmente inesperado: se alejó del grupo y desapareció durante 15 minutos. Los soldados ya no solo estaban aterrorizados por la aparición de la luz, sino también por la ausencia de su jefe. Esperaron unos minutos a que regresara y, como no lo hacía, decidieron ir a buscarle. Justo en ese momento el cabo apareció y se desplomó. Por unos instantes los soldados pensaron que forcejeaba contra fuerzas invisibles. Entonces Valdés pronunció una misteriosa frase que ha dado la vuelta al mundo: “Nunca sabrán quiénes somos ni de dónde venimos, pero pronto volveremos”. A continuación se quedó dormido.
Después del extraordinario encuentro, hacia las 6.00 am Valdés fue a buscar ayuda. En Putre recogió a Pedro Araneda, profesor de artesanía, y al cabo Antonio Flores, su compañero y amigo. Araneda, aficionado a la ufología, grabó aquella misma tarde una entrevista colectiva -la única que se conoce hasta la fecha- en la que participaron todos los implicados. Durante tres horas se escuchan voces atropelladas describiendo lo que vieron. Además, en el transcurso de la conversación se percataron de dos hechos extraordinarios: a Valdés le había crecido una barba de varios días y el calendario de su reloj marcaba el 30 de abril, es decir, estaba cinco días adelantado.


1de458cd805fac3861a61ee25d1a35bf La confesión del cabo Valdéz misterios, enigmas y ovni

TREINTA AÑOS DESPUÉS

Lo que ocurrió durante esos 15 minutos ha sido un enigma durante 30 años. Ahora el ex militar ha decidido contar la verdad. Sus revelaciones, ya lo anticipamos, no dejarán indiferente a nadie. Algunos, incluso, se sentirán defraudados al escuchar esta nueva versión de Valdés, pero estamos ante una
confesión histórica. Después de un largo silencio, el protagonista principal de uno de los casos más sonados de la ufología mundial habla en exclusiva para CHILEWAREZ.ORG… es decir… para la revista MAS ALLA

-» Nos bajamos del autobús en Temuco, situado 670 kilómetros al sur de Santiago (Chile). Son las 9.00 am y la Iglesia evangélica Centro Bíblico Los Tapiales todavía está cerrada. Pasado un rato comienza por fin la ceremonia. Valdés aparece vestido con un traje impecable, sube al escenario, canta estrofas de la Biblia y lee algunos versículos. Al terminar la ceremonia no nos invita a su casa. “Mi familia no desea verse involucrada en esta historia”, nos explica. Tampoco nos lleva a probar el ceviche a Plaza Perú, el restaurante que regenta, sino a un local en el centro de Temuco. Valdés nos ha prometido que hoy revelará algo que jamás ha contado, ni siquiera cuando se acogió al retiro voluntario del Ejército el 8 de junio de 1999 o cuando, cuatro días después de abandonarlo, fue entrevistado en el programa De pe apa, que emitía la Televisión Nacional de Chile. Y eso que le habían pagado 20.000 dólares por su intervención. El ex militar dice que explicará todo en su libro A la sombra de la verdad, una obra que comenzó a escribir en 1984. Sin embargo, ha accedido a anticipamos algo que -afirma- dejará boquiabiertos a todos. Para la elaboración de este libro ha conversado con decenas de periodistas. En 2002 Valdés contactó con el periodista chileno Patricio Abusleme y ambos viajaron a Pampa Lluscuma para revivir su experiencia. También ha recibido la ayuda de una escritora de la Iglesia evangélica que prefiere permanecer en el anonimato.


8a3c75b75a6591b78c62ebcb17368894 La confesión del cabo Valdéz misterios, enigmas y ovni

MIEDO EN LAS CABALLERIZAS

Todavía hoy Valdés revive el pánico que sintió al ver el segundo objeto. “¡En el nombre de Dios identifiqúense!”, gritó. Educado en la fe católica, quiso afrontar esa i…

Fuente:
• CIENCIAS OCULTAS – La confesión del cabo Valdéz

MÁS CONSPIRACIONES Y AVISTAMIENTOS:

Buscar Ovnis
Búsqueda personalizada